martes, 29 de abril de 2008

Llamada

Atreviéndote al fin a ser frágil, has pedido al dolor que volviera. No has recibido respuesta. La puerta de tu casa, sin embargo, sigue abierta.

2 comentarios:

elena dijo...

(...)

Tímido, dulce y delicado beso, en la entrada.

Francisco Sianes dijo...

(Carita de cordero "degollao")