jueves, 3 de abril de 2008

Fastidiosas matemáticas

Entre la opción adecuada y la más simple, el hombre elegirá -invariablemente- la más simple. Entre la opción correcta y la más complicada, la mujer escogerá -fatalmente- la más complicada. Las rectas paralelas acaban abrazándose en algún punto del infinito, que es -nadie lo ignora- el único lugar vedado a los insensatos mortales.

16 comentarios:

Idea dijo...

Tibio, tibio, parece que te vas aproximando a develar lo más profundo de la diferencia entre los géneros. Nada mal para un hombre!!!
Cariños

Francisco Sianes dijo...

Esta banderilla contra mi género no se la perdono, Idea. Vaya preparándose para la más rencorosa de las venganzas.

Idea dijo...

jaja, estimado, deberías comprender la ironía,¡ es una cuestión de género!, pero en cualquier caso recibiré con gusto el rencor de la venganza para transitar con él los complejos caminos del encuentro con los "hombres".
Cariños

Francisco Sianes dijo...

¿Ves como siempre os complicáis la vida?

Elena dijo...

¿Y tú no te la complicas? (veo que sí)

Idea dijo...

Francisco, es que la vida sería tan aburrida si las mujeres no la complicaramos!!! Entre otras cosas, nos habríamos perdido el placer de leerte hoy.

¡¡¡Otro anónimo más!!! dijo...

"Jo tío...¡¡¡ostras que fuerte!!!"

"Entre la opción adecuada y la más simple, el hombre elegirá -invariablemente- la más simple..." Jo tía, lo que yo te diga, que eso que llaman cerebro no les da para más...

"Entre la opción correcta y la más complicada, la mujer escogerá -fatalmente- la más complicada..." Sí, por eso llevamos unos cuantos siglos intentando humanizar -sin resultado- al *hombre*.

"Las rectas paralelas acaban abrazándose en algún punto del infinito..." Si las rectas paralelas son un tipo concreto de rectas divergentes, ¿cómo espera usted hacernos creer que se unirán en el infinito? Ni siquiera los Dioses serían capaces de encontrar ese punto...(Unas cuantas clases más de "fastidiosas matemáticas" -mezcladas con un poco de física en el espacio- le vendrían como anillo al dedo).

Sin ánimo de ofender, no insulte usted tanto a la mujer, que es capaz, por sí sola, de mandarle a usted a vivir únicamente de contemplar la belleza de los videos de Monica Belluci.

¿No que era profesor? ¿De primaria o secundaria? Supongo que con vídeos como ese podría enseñar mucho a sus alumnos, las clases prácticas les suelen encantar a los jóvenes, sobretodo, si tienen las hormonas revueltas (casualmente, como usted; la *pequeña* diferencia es la edad...)

Saludos muy decepcionados.

Ejercicio de lógica dijo...

Si la afirmación del profesor fuera cierta, entonces, el anterior comentario habría sido escrito por un hombre, pues no hubiera sido posible que una mujer interpretase de forma tan simple el texto y, menos aún, que la metáfora "para lelas" no hubiera sido entendida.

Anónimo dijo...

He leido la mayoria de los comentarios, y tengo q decir q no estoy demasiado en acuerdo con todos ustedes.
Creo que el hecho de escoger "lo facil" o "lo complicado" no depende del sexo, ni si eres hombre o mujer, ni si eres blanco o negro, o alto o bajito.
Hay hombre y mujeres inteligentes que ante diferentes situaciones elegiran un camino u otro.

No existen reglas que dicen que la mujer es "complicada" y el hombre es "facil". Cada uno se hace a si mismo, es decir, cada uno elige el camino de como quiere ser.

La unica diferencia que existe entre los diferentes generos esta por fuera, en el aspecto fisico.

Si los hombres fueran "sencillos", no estariamos leyende este blog de Francisco Sianes!!

X dijo...

Bajo mi punto de vista el prejuicio está en asegurar: "La unica diferencia que existe entre los diferentes generos esta por fuera, en el aspecto fisico".

No. Aparte de la obvia diferencia física, existen otras. No lo digo yo, lo dicen los neurocientíficos que estudian el comportamiento cerebral de las hembras y los machos de nuestra especie.

Eso no quiere decir que absolutamente todos los hombres sean de una determinada forma y todas las mujeres de otra. Pero sí que una parte de nuestra conducta está condicionada por el sexo al que se pertenece. Es así. Por eso se generaliza y se dice que los hombres son más simples que las mujeres. Lo que no significa que unos sean peores o mejores que los otros, si no tan sólo que, irremediablemente y, por fortuna, somos distintos.

Y quien afirme lo contrario es que ha conocido a pocos hombres, o a pocas féminas. ;)

Un saludo.

elena dijo...

(Tras leer los últimos comentarios…)


La diversidad es un hecho.

Sus ventajas, que mueve nuestra curiosidad, nos lleva a descubrir e interesarnos por los otros, a mirar, a poner atención en las particularidades.
A su vez (y de forma fundamental) es lo que nos permite auto cuestionarnos.
Y muy especial y delicadamente es lo que despierta la conciencia de necesitarnos, de complementarnos.

Lo que me resulta inquietante es que nos empeñemos en resaltar, sistemáticamente, las diferencias como en un intento de evitar encontrarnos en ese abrazo, que es sin duda nuestra gran conquista.


¿Quizás tememos descubrir que no estamos tan lejanos?

X dijo...

Ya sabemos que no estamos tan lejanos. Es imposible estarlo. Y destacar nuestras diferencias no creo que obstaculice mucho el abrazo, porque precisamente esas desemejanzas son un acicate más para su búsqueda.

Además, que se resaltan en tono irónico...

Francisco Sianes dijo...

Elena,

Sólo lo justo y necesario. ¿O se me ve complicado cual personaje jamesdeanesco?

***

Idea,

Procuremos, pues, mantener la diversión sin necesidad de complicarnos más de lo imprescindible. ¿Pido la luna?

***

Exclamativa anónima,

¿Por dónde empezar? Quizá por el estudio. Cuando pase por la universidad y estudie un poco de geometría proyectiva, hablamos de rectas paralelas. De la geometría del corazón no me atrevo a hablarle: me temo que no nos entenderíamos demasiado.

Eso sí, voy a darle un consejo: preste más atención a sus profesores -incluso a los revoltosos-, que tiene la selectividad a la vuelta de la esquina. ;)

[Otro consejo: los signos de exclamación la delatan... ¡Sea más prudente!]

***

Ejercicio de lógica (perversa),

Su comentario merecería pertenecer a un hombre; pero habrá advertido que, en cuanto la cosa se caldea, todo se llena de mujeres.

(Para mi eterna dicha, todo sea dicho)

***

Anónimo, X y Elena,

Habrán advertido el tono irónico (y melancólico) del comentario. Mal que bien, nos vamos conociendo. Doy mi palabra: si alguna vez emprendo un tratado -con pretensiones científicas- acerca de los afectos y las pasiones del alma, matizaré mucho más mis planteamientos genéricos. Aunque me perdería estas divertidas polémicas. No sé si podré ser tan fuerte...

Abrazos a los tres.

Idea dijo...

¡Al fin volvió la sensatez de la ironía y el humor!
Francisco, ¿la luna? espere, creo que acabo de perderla entre las manos, si la vuelvo a encontrar se la hago llegar, complicación ninguna.

elena dijo...

Ay…Anónimo X,

A ti la ortografía (entre otras cosas) también te delata...;)


Francisco,

Cómo usted resalta, si, mal que bien, nos vamos conociendo.

Un abrazo.

X dijo...

Y a ti, anónima Elena, y a ti... ;)