miércoles, 11 de junio de 2008

Eva

En los tiempos oscuros, cuando el fuego no era más que un animal esquivo que mordía al rozarlo, ella alentaba la llama secreta en los cuerpos furtivos que acogía su abrazo. Tu antepasada.

1 comentario:

ELENA dijo...

No sería posible el fuego sin oxígeno…