jueves, 19 de junio de 2008

Cuatro pies,

once años, dos memorias trenzadas, tu sonrisa -pináculo del mundo-, millones de latidos, un solo corazón.

7 comentarios:

an dijo...

precioso

Idea dijo...

Inmensa la ternura.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Enhorabuena...

Francisco Sianes dijo...

Los dones de la amistad, amigas, son enumerables e infinitos.

Rosa Miró dijo...

precioso más allá de las palabras; regalo de la vida

Rocío dijo...

Cómo agradecerte que sientas tú, como yo, este latido.
Y ya son doce los años...

Francisco Sianes dijo...

¡Papúuuuuuuuuuuuuuuuuua!