lunes, 5 de mayo de 2008

Génesis, XIX, 26

Hoy sabes que has llegado ya a ese punto en el que ya no es demasiado pronto para nada. Te corresponde en adelante avanzar, con la sola guía de tu voluntad y tu razón y tu coraje, hacia el momento en el que, siendo ya demasiado tarde para casi todo, puedas volver la vista atrás y sostener, desde la última vuelta del camino, la mirada del yo que eres ahora sin avergonzamiento y sin reproche.

7 comentarios:

Lou dijo...

Cada día me gustas Más.

(que sincera soy madre)

Pero hoy si me lo permites, te robaré tus palabras. Que creo que me van a venir que ni pintadas a mi vida.

Gracias,

Un saludo,
;)

ka dijo...

Conforme.

elena dijo...

“…donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”

(Mt . 6: 21)

Idea dijo...

Confieso que he vivido...

Francisco Sianes dijo...

Lou,

Tienes mi permiso para robar cada una de mis palabras. Luego te pasaré la cuenta por el uso que les hayas dado. ;)

Gracias a ti y un cariñoso saludo.

***

Ka,

Maestra de alcobas, impermeable al requiebro, tantas otras cosas que (¿por mi bien?, ¿para mi desdicha?) ignoro... Y ahora rotunda, apodíctica.

Ya me dirá (o no) con qué se muestra tan conforme.

***

Y una de las gemas de ese tesoro, ¿usted?

***

Idea,

Y qué fortuna atender a tu relato...

ka dijo...

Puede que sean muchas las cosas que conoce usted de mi... o puede que no conozca ninguna. En ambos casos, créame, es mejor para usted que así lo sea.
Y estoy confome básicamente con la afirmación de su primera frase: ya no es demasiado pronto para nada. Es más, ya es tiempo para muchas cosas...

Francisco Sianes dijo...

Ka,

Es usted una mezcla de oráculo de Delfos y mensajera mafiosa...

No sé si puede más en mí la curiosidad o el pavor.

(Espero que una de esas "muchas cosas" no sea tratarme con crueldad o alevosía, que soy un poco acobardao)

Saludos cautelosos.