miércoles, 23 de julio de 2008

Un demorado encuentro. Génesis, 2: 20

El hombre puso nombre a toda bestia, a toda ave del cielo, a todo animal del campo; mas para el hombre no encontró una ayuda idónea.

Mi nombre susurrado entre tus labios aventura el testamento de mi días.

1 comentario:

ELENA dijo...

"Yo, amor, he aprendido a coser con tu nombre,
voy juntando mis días,
mis minutos, mis horas con tu hilo de letras"

Giconda Belli