jueves, 24 de julio de 2008

Respuesta (sin misterios) a una amiga

El misterio es la respuesta que mereces cuando afrentas lo evidente con preguntas.

3 comentarios:

ELENA dijo...

Será evidente para el que responde...

Idea dijo...

Es que al preguntar lo evidente, esperamos sórdida y silenciosamente que la evidencia mute y se transforme en lo que queremos. Inútil esperar lo imposible, de ahí que el misterio sólo nos engañe de forma provisoria, hasta que las evidencias implacables vuelvan a florecer.

ELENA dijo...

Las preguntas siempre son misterio para uno y evidencia para otro.
Lo importante no es, creo yo, tanto la respuesta, como el proceso activo que se desarrolla.
Es un acto de "hacer con otro", de entrar en contacto, de "ser junto a", de nutrirse.
A veces solo es un puente, acaso una excusa, para salir del bucle del ensimismamiento y aproximarnos a ese cálido vínculo que añoramos.

Besos con miles de preguntas "evidentes" :)