miércoles, 23 de julio de 2008

Pasamos por la vida una sola vez

Envidio la ceniza en la que convertí al hombre que aquel día hubo de merecerte.

3 comentarios:

víctor dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho.

Un saludo.

J. dijo...

Saludos

Después de ser silencioso lector de este blog me hago visible, respondiendo a una esperada cortesía. Es agradable perderse en esta que fue torre, después río, y luego qué ¿jardín? lugar de encuentros y coloquios..

Volveré

Francisco Sianes dijo...

Bienvenido, Víctor.

Agradezco tus palabras. Un cordial saludo.

***

J.,

La cortesía es una ceremonia casi extinta. Torre, río o jardín, es ésta una casa siempre abierta para sus improbables oficiantes.

Sea (siempre) bienvenido.