lunes, 7 de septiembre de 2009

Miramientos

Quien deja de mirarnos bajo el prisma
de belleza, más tarde o más temprano
acaba apeándose de nuestros ojos.

3 comentarios:

doscontratres dijo...

Duele!

ana de la robla dijo...

Demasiados apeaderos a la espalda... Un beso, Fran. Auque en silencio, merodeo a menudo por aquí.

Francisco Sianes dijo...

Ya lo creo, amigo.

***

Lo importante, querida Ana, es seguir en ruta. Desear seguir en ruta.