lunes, 28 de septiembre de 2009

Era, fue

Hoy comprendes que sólo en la alambrada que te desgarra de un futuro ya imposible (cómo retrocede inabrogablemente hacia al pasado sin que vayas a abrazarlo más en el presente), cuelga el espejo que te refleja conformado por lo ya vivido, por aquello que, sólo una vez concluso, adquiere su perfil cerrado, su contorno al fin visible e intratable.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Inabrogablemente, vaya tela con la palabrita,Se me traba la lengua solo de pronunciarla. ¿porqué los que escriben se complican tanto la vida? o mejor,¿porqué se la complicais tanto al lector?
Porque hacer no hacer(se) entender

Francisco Sianes dijo...

(Ya echaba uno de menos a los anónimos...)

No negaré que la palabrita se las trae; pero, hombre (o mujer), no todo va a ser "cosa", "tema" y "chisme". Confieso que tengo querencia por ciertas palabras indóciles (traduzco: trabalenguas); pero es que les tomo cariño tras haberlas leído en un texto memorable. En este caso, mi "abrogofilia" proviene de un texto de Lévi-Strauss, que anda por la red, pero que no puedo abrir en este ordenador. Otro día le pongo el enlace*.

Saludos.

* [Siempre, claro está, que eso no le complique la vida ni enturbie su claridad existencial. ;-)]

P.S.: Por cierto, puse la música para compensar (soy como los amantes poco elocuentes que recurren a los mariachis para camelar a su enamorada...).

Rupi dijo...

A mí me gusta la canción y la palabra. Como siempre.
Un beso.

Francisco Sianes dijo...

¡¡¡Clásico!!!

Rupiiiiii, que eres un clásico en vida...

Y anda que no te haces de rogar... ¿Ya te ha entrado el cuerpo en caja? :-)

David J. Calzado dijo...

Esta profundidad textual puede acarrearle ciertos enamoramientos fulgurantes. Abra el enlace de esta canción (parece escrita para usted:

http://www.youtube.com/watch?v=VrC2WhP61Fc

Honorable abrazo.

Rupi dijo...

No, aún sigo con el demonio en el cuerpo...
David querido, he intentado abrir el enlace (aunque no era pa mí! ups!) pero no se puede...
Besitos a ambos.

Francisco Sianes dijo...

Jajaja! Qué puntazo de canción...

Aunque no me aclaro, Davidín, ¿con quién debo sentirme cómplice? ¿Con el paciente y arrebatao Chomsky? ¿Con la joven cibernética e inalcanzable? ¿Me estás pidiendo que te agregue al Msn? ¿Una completita sesión lingüística generativa y transformacional?

Abrazos estupefactos.

***

Rupina,

¡No hay que pinchar en el enlace! ¡Copia y pega en la barra de direcciones! Anda, que contento me tienes...

David J. Calzado dijo...

Esta canción tiene una doble lectura: puede usted identificarse tanto con Chomsky como con la joven cibernética. Su versatilidad existencial permite ambas posibilidades. Usted decide.

La verdad es que Astrud es un grupo de una ocurrencia desbordante del que soy declarado fan desde hace muchos años. Este tema en directo me hizo sonreír por primera vez en agosto (no lo conocía), recién inugurado mi luto.

---------------------------------

Rupi, me tienes abandonado. Beso.

Francisco Sianes dijo...

Yo no sé si el grupo es ocurrente; pero no he escuchado en mi vida canción más pegadiza/pegajosa. Llevo todo el fin de semana tarareando oral y mentalmente el estribillo. Voy a acabar como Rain Man...

(Y sí, desde que se convirtió en una broker de la salsa, todos somos huérfanos de la Rupi...)

Meri Román Espín dijo...

Estimado Fran:
Me ha sucedido lo mismo que a usted, no paro de tararearla a todas horas.
Un abrazo, otro para David.