jueves, 28 de agosto de 2008

Traducción simultánea

Le dice ella: No digas te quiero si no lo sientes.

Se dice él: No digas te quiero o lo sentirás.

15 comentarios:

Idea dijo...

¿Sentirás que es verdad o lamentarás haberlo dicho en vano?
Vaya dilema...
Besos

Francisco Sianes dijo...

Eso depende de tu traducción, queridísima amiga.

:)

Un abrazo.

Idea dijo...

jaja, ¿entonces sólo se trata de una discrepancia en el lenguaje?

Francisco Sianes dijo...

Se trata, más bien, de una convergencia. Aunque tú y yo padecemos todas las discrepencias, mi irreconciliable amiga. ;)

Idea dijo...

¿Porqué irreconciliable? Oh cielos, qué he hecho ahora para merecer tantas distancias?
Un beso

Francisco Sianes dijo...

¿Qué has hecho o qué no has hecho? La propia pregunta te hace parecer sospechosa,I.

(Ponerte a tiro para que te "embrome". Pero descuida, que son balas de fogueo)

Se te ha puesto una cara de culpable... ;)

Idea dijo...

jaja, debo agradecerte las sonrisas en esta tarde lluviosa. Yo soy culpable en principio, la inocencia debo demostrarla.
Por lo demás, tus balas de fogueo hieren sin hacer daño, lo que no deja de ser un milagro de la comunicación. ¿Te imaginás cuánto mejor sería el mundo si todas las balas fueran como esas?
Beso

Francisco Sianes dijo...

Amiga I., tú eres, en ti misma, un crimen sin atenuantes. Y dejemos todas las armas enfundadas que, como dice el dicho, las carga el diablo.

Idea dijo...

Francisco, un crimen sin atenuantes??? Tendré que pensar seriamente en tus palabras? temo las conclusiones.
No hay nada mejor que los amigos para pensarnos desde otros puntos de vista.
mmm, esto se pone cada vez más interesante...
Besos

Francisco Sianes dijo...

Así que hasta ahora me pensabas frívolamente... Tú mismo te delatas, querida. Quien teme sus conclusiones es que tiene distraídos sus principios, I.

Pero, por esta noche,sólo por esta noche (y como muestra de mi infinita generosidad), soltaré la presa. No caerá sobre ti la espada de Damocles (ni ninguna otra que me pertenezca).

Respira...

Idea dijo...

Jaja, Francisco, ¿estaremos practicando un soliloquio? Nunca, pero nunca y lo repito, arriesgaría pensarte frivolamente, la soberbia la reservo para aquellas escasas batallas en que ganar es la consecuencia del devenir y no del esfuerzo. Acaso, la palabra adecuada sería pensarte como un hábil deportista que se enfrenta con elegancia y con humor como lo haría un maestro de esgrima. Para el caso, todo perdido de mi parte, menos el honor de la derrota, porque la victoria fue enfrentarse dignamente.
Beso

ANA DE LA ROBLA dijo...

Variatio: Si dices 'te quiero' es que no lo sientes.

Anónimo dijo...

Variatio II: Lo siento, te quiero.

Francisco Sianes dijo...

Ana,

Espero, a partir de hoy mismo, que no me dediques ni una sola palabra cariñosa. No quiero que conviertas tu cariño (o así me engaño) en humo.

Besos que son lo que dicen.

***

Anónimo,

Más lo siento yo... ;)

ANA DE LA ROBLA dijo...

Querido Fran: No todos caemos en esa variatio :-) Los besos de humo suenan a método antidisturbios... o sea que prefiero los de verdad. Ahora mismo te dedico uno.