sábado, 14 de noviembre de 2009

Bajo sospecha

Es terrible sospechar que quizá no es uno mismo el lugar más claro y limpio en el que habitar el mundo.

6 comentarios:

an dijo...

cualquier lugar necesita un mantenimiento de higiene. los papás se ponen muy pesados con que nos cepillemos los dientes, pero poco nos enseñaron de la limpieza de esos lugares (al menos a mí).

Francisco Sianes dijo...

Habrá que abrir ventanas hacia el viento, Angelita.

Aquí me quedaré... dijo...

Abrir ventanas al viento...
O dejar de ser nuestro peor enemigo

Saludos

Francisco Sianes dijo...

O, como dejó escrito (memorablemente) Blanca Varela:

"(pobres matemáticas)

cuando nada quede de ti y de mí
habrá agua y sol
y un día que abra las puertas más secretas
más oscuras más tristes
y ventanas vivas como grandes ojos
despiertos sobre la dicha
y no habrá sido en vano que tú y yo
sólo hayamos pensado lo que otros hacen
porque alguien tiene que pensar la vida"

Bienvenida.

an dijo...

sip, corrientes de aire y cantar mientras se maniobra la fregona y el cubo.

Meri Román Espín dijo...

Cuando la posibilidad se convierte en probabilidad y la sospecha en afirmación nada más recomendable que unas vacaciones de uno mismo.
PD: ¡Virgencita que me quede como estoy!