miércoles, 24 de septiembre de 2008

Un 6, un 4...

Uno acaba siempre, más pronto que tarde, pareciéndose a su caricatura.

2 comentarios:

Pirata dijo...

Ay... pobres de aquéllos que no posean una caricatura, acabarán pareciéndose a ellos mismos.

Momento zen, de zenutrio (aplicándomelo a mi misma, obvio).
Vaaale, ya sé que es con c.

David J. Calzado dijo...

Todos somos caricatos, peleles bufos caídos al cepo de Cronos.