lunes, 1 de septiembre de 2008

Trípode

¿Qué destino envidiarías sino aquel en el que fueras la respuesta a un nuevo enigma de la Esfinge, que rezara: Camina a cuatro patas en el alba; con tres al mediodía; también con cuatro -si es que aún las diosas son propicias- al ocaso?

7 comentarios:

ELENA dijo...

No necesitas trípode, querido Fran, la firmeza de tu mano es implacable.

Francisco Sianes dijo...

¡Sapristi!

ELENA dijo...

¿Horario infantil? Volveré a las 12pm. Te prefiero sin censuras.

Francisco Sianes dijo...

Y más firme que va a ser; que esto se me está yendo -y nunca mejor dicho- de las manos...

:S

ELENA dijo...

Quien siembra vientos...

Silvia dijo...

Es la primera vez que entro es tu blog. Una maravilla tus palabras y tus fotos

Francisco Sianes dijo...

Espero, Silvia, que no sea la última vez que te doy las gracias.

Bienvenida.