sábado, 14 de agosto de 2010

La línea de sombra

One goes on. And the time, too, goes on —till one perceives ahead a shadow-line warning one that the region of early youth, too, must be left behind.

[Uno avanza. Y el tiempo avanza también: hasta que uno descubre ante sí una línea de sombra que le advierte que la región de la primera juventud también debe ser dejada atrás.]

7 comentarios:

J. dijo...

Ah, la primera juventud...!!!!!!!! Al cruzar su línea de sombra uno deja de leer a Conrad y empieza con Calderón. Las sombras sueños son...
Disfrute usted si aún puede, y no tenga miedo de firmar pactos con el diablo si así evita cruzar la línea fatídica

Anónimo dijo...

felicidades

Francisco Sianes dijo...

Ni a Conrad ni a Calderón; yo me he tirado a los libros de autoayuda, a los "Póngase en forma (de una **** vez)", "Cuide su próstata", "Suegras: la solución definitiva", "¿Injerto o peluquín?" y todo tipo de manuales hipocondríacos y angustiosos.

Uf.

***

Pésame, anónimo, pésame...

J. dijo...

Los libros de autoayuda, amigo Sianes, son las novelas ejemplares de la madurez. De todos modos se lo advierto, cuidado con lo que lee: al cruzar la línea de sombra aumentan las pulsiones onanistas (¿qué se pensaba, que se curaban con el acné?)

Francisco Sianes dijo...

J.

¿Cuándo dice que aumentan las pulsiones onanistas es que uno se lo hace más rápido, cual compulsivo mandril?

(Últimamente anda usted por unos derroteros que me tienen preocupao...)

J. dijo...

Pulsiones, no "pulsaciones". No se me ponga vd. cardiaco...

Francisco Sianes dijo...

Jajaja

Es que soy todo corazón, amigo J.

Por no quedar (temerariamente) a sus pies, me pongo en sus manos...