miércoles, 4 de febrero de 2009

La biblioteca está en llamas (3)

Veintidós concubinas reconocidas y una biblioteca de 62.000 volúmenes daban fe de la diversidad de sus inclinaciones; y, por los frutos que dejó tras él, se diría que tanto las primeras como la segunda estaban destinadas al uso y no a la mera ostentación.

13 comentarios:

Francisco Sianes dijo...

(Edward Gibbon. "Historia de la decadencia y caída del imperio romano")

Maribel dijo...

Yo: "Brooklyn Follies", de Paul Auster.

Suerte y buena caza!

(Un enorme saludo)

Francisco Sianes dijo...

Y... ¿te está gustando, Maribel?

Yo padecí, cuando tenía tu edad (allá cuando los dinosaurios dominaban la tierra), una infección de austermanía, que se me ha ido curando con los años.

Me gustaban sus libros hasta "Leviatán". Los últimos los he hojeado y me gustan menos. Su literatura es un "deja vù" prolongado en el tiempo. ¡Se repite demasiado!

Me dicen que en el libro que lees se "reinventa". No sé.

Si no los has leído, quizá te gusten "La trilogía de Nueva York" y "El país de las últimas cosas" (su vertiente excéntrica); "El palacio de la luna", "Leviatán" y "El libro de las ilusiones" (muy parecidos entre sí, pero bastante entretenidos).

¡Un abrazo!

M. dijo...

No está mal...

Yo llegué a él casi por obligación: Tú me lo recomendaste hace ya tiempo; y la mujer de Macías (el profe de mates)me lo recordó hace poco.

¡Será que yo también estoy infectada, porque este es el tercero que leo!-El Palacio de la Luna; y La Trilogía de Nueva York.

:S

(O será que las noches en casa viendo el fútbol con dos chicos no son muy entretenidas).

Saluditos!

Francisco Sianes dijo...

Si te han gustado esos tres, te recomiendo "Leviatán"; creo que te gustará.

Aunque, puestos a recomendar, "Los miserables" de Victor Hugo. Si no te gusta, te pondrá más en forma que si vivieras con dos futbolistas (el libro pesa como la madre que lo parió).

doscontratres dijo...

Leí "El país de las últimas cosas", no tuve ganas de leer más de Auster. Pero "Los Miserables" sí, eso es otra cosa. Y eso a pesar de páginas, incluso capítulos aburridísimos (recuerdo como especialmente tediosos los dedicados a la descripción exhaustiva del entramado de alcantarillas de París, o el sistema social e impositivo de los conventos en la Francia Post revolucionaria). Pero cuando quiere, es tremendo, cursi, heroico, terrible, profundo… Sí, todo eso y más. Y de la literatura que se puede recomendar a un alumno de Bachillerato, otro punto más a favor de Hugo.
PD. Una pregunta que no viene a cuento ¿conoce usted alguna de mis kas favoritas: Kadaré, Kertesz, Kundera? No quiero parecer pedante ni snob, pero hablando de literatura es inevitable lo que “¿qué hay de lo mío?”, y ésos son los míos…
Un saludo

Francisco Sianes dijo...

Doscontratrés,

Soy un lector promiscuo y desordenado. Ando siempre con más de diez lecturas alternas (el único harén que puedo permitirme). Pero hay libros a los que, como al hogar materno, siempre vuelvo. Ahora estoy enfrascado en la relectura de "Los miserables". Hugo es sentimentalista, cursilísimo, infatuado, digresivo, pomposo, panfletario; pero a mí me tiene ganado. ¿Dónde encontrar el espíritu épico, la intensidad poética, la potencia y el nervio elocutivos, la cristalización de lo sublime como en esta novela? Esta tarde colgaré algún fragmento.

De sus “kas” sólo he leído a Kundera. Me gustó (sin entusiasmarme) “La insoportable levedad del ser”; me parece magnífica “La ignorancia”; me estrellé ante la bochornosa traducción de “La broma”; me confieso impermeable al humor de sus libros “pastorales”. Sin embargo, sus ensayos son extraordinarios. El último, “El telón”, es un pálido refrito de “El arte de la novela” y “Los testamentos traicionados”; pero estos dos últimos (especialmente, “Los testamentos...”) son un semillero de intuiciones estéticas, uno de esos libros que se abren por todas partes, que cazan las ideas al vuelo y vuelven a dejarlas libres. Comencé un ensayito (amplio) sobre estos dos ensayos; tomé muchas notas, pero perdí el cuaderno en unos de mis viajes. No lo lamento: soy casi incapaz de sintetizar al escribir sobre un libro que me entusiasma.

¿Qué tal esas dos “kas” que desconozco?

(Cada vez leo menos novelistas contemporáneos -¿uno al año?-. No es pedantería, sino falta de tiempo. Me “limito” a mis clásicos y a la poesía.)

Me alegro de verlo por aquí. Un abrazo.

doscontratres dijo...

Kertész fue Nobel en el 2002, aunque eso no es decir mucho. Lo leí en mi fiebre por la Shoah. Si saca tiempo, le recomiendo "Kaddish por el hijo no nacido".
Kadaré es un albanés residente en Francia. Sus novelas están situadas en distintos momentos históricos (la guerra de Troya, Antiguo Egipto, lucha de los albaneses contra los turcos), pero intentando retratar los totalitarismos del XX.
Tengo debilidad por Kundera. Y hay unos cuantos libros que he leído animado por él: Gargantúa, Tristram Shandy, algo de Gombrowicz, Hermann Broch, Musil... Los ensayos están tan bien escritos!
Por desgracia, soy un incompetente como lector de poesía.

Maribel dijo...

Doscontratres,

Cuando estuve en Francia, mi correspondiente francesa le´´ia un libro titulado "El General del Ej´´ercito muerto" (o algo as´´i), de Kadare. ¿Cree que es un buen libro?

No intent´´e leerlo por miedo a que no me gustara (Ya me recomend´´o "Nan´´a" de Zola, y no me gust´´o demasiado).

[No entiendo qu´´e ocurre con las tildes en este ordenador, pero ¡salen dobles y fuera de su lugar!]

¡Un saludo!

doscontratres dijo...

Kadaré tiene cierto nombre en Francia, aquí creo que no tanto. Yo llegué a él por una amiga albanesa. Sí le recomiendo "El general del ejército muerto",o "Los tambores de la lluvia", "La pirámide" o "Noviembre de una capital". En cualquier caso, lo de recomendar libros ya sabe que tiene su riesgo. Antes leía libros que no me gustaban, sólo porque se suponía que eran buenos. Hasta que me di cuenta de que no tengo tiempo ni siquiera para leer todos los que me gustan. Ahora si no puedo con uno, lo dejo y cojo otro.
Un saludo

annabel dijo...

Que barbaridad lo que aprende una aqui, oigan.
Lo que pasa es que tendré que limitar la frecuencia de mis visitas, porque mi cuadernillo está repleto yaaa de autores,
y acumular tanto nombre -que ya me cuesta memorizar- va a ser complicao.
A mi me gusta Daniel-Day Lewis en "La Insoportable Levedad del Ser".
Que digo me gusta... me muerooo :)

Maribel, jejeje, tendrás un troyano.
Ha quedado muy estético tu comentario :D

Maribel dijo...

Yo diría, en cambio, que Troyanos son los que usan los ordenadores de mi facultad.

Saludos!

Francisco Sianes dijo...

Doscontratrés,

A Kadaré y a Kertész los conozco de oídas y de críticas. Me han hablado muy bien, sobre todo, del primero.

Si se trata de recomendar libros (algo casi tan azaroso como recomendar una novia; quién puede aventurar los acordes o desacuerdos de tan íntima complicidad), dos que leo ahora: "El mar de las Sirtes" de Julien Gracq y el ensayo "La tentación de la inocencia" de Pascal Bruckner.